miércoles, 23 de septiembre de 2009

Mujer contra mujer

“Nada tiene en especial, dos mujeres que se dan la mano…” Frasecita repetitiva, rima asonante que nació conmigo, rima que, quien lo diría, me identificaría 20 años después. Un himno de los ochentas, que canto por esta época.

Yo no sé qué pasó, o qué debe pasar para que alguien se sienta atraída por otra chica, sólo sé que las personas se enamoran de las personas y no piensan en el sexo, o al menos eso me pasó a mí. He querido sin distinción de sexo ni edad, ni religión ni nada ( sino que lo diga el seminarista)

En fin, cuando conocí a Mariela supe que no quería ser sólo su amiga, supe que ella era una chica para otra chica, y esa otra chica debía ser yo. Si bien temí que ella no sintiera lo mismo, el tiempo la ayudó a entender que en cuestiones de sentimientos siempre pierde el que tiene miedo.

Nunca me quise considerar lesbiana, aún ahora no lo siento, año y medio de relación heterosexual me impiden hacerlo, y haber dejado al hombre que creí, era para mí, por una duradera ilusión homosexual de hace poco más de 3 años me hacen reconsiderar la situación.
Pienso en el quiebre, en ese punto álgido en el que decidí no ser más quien creían que era, sino mas bien ser quien quiero ser (por ahora) Nada me garantiza que me quiera quedar así, y nada me garantiza que haga lo contrario.

Quizás fue una estupidez terminar con él, pero también puede ser una estupidez no darme esta oportunidad, tener una nueva forma de amar, tener a alguien como yo, alguien a quien esperé por mucho tiempo, porque yo siento atracción por chicas desde que tengo uso de razón, siempre, siempre, siempre, me sentí atraída por un hombre…y por una mujer.

Ahora espero que la sociedad no se siga escandalizando con relaciones como la mía, que mi familia por ahora no lo sepa, que mis amigas se callen y que las monjas del lugar donde estudio nunca se enteren..."y lo que digan los demás está demás..."

9 comentarios:

webero dijo...

lo que importa es lo que sientan ustedes,, parece que les va bien,, porque asi nomas no se cumplen 3 años de pareja :) ,,,,

hacia tiempo q no pasaba por aqui,, q bien que hayas posteado d vuelta,,,

saludos,,,

peregrinoinmovil dijo...

Has lo que consideres que tengas que hacer, lo peor es quedarte con la duda; si ella/el/ella/el te hacen feliz, keep walking.

Y repito "y lo que digan los demás esta de mas".

Nos leemos.

Frankie dijo...

jaja me encanta tu etiqueta: 'lesbis con palmadas' x)

ÂmeDauphin dijo...

Me pasa algo similar, pero nunca he podido abrirme mucho al respecto...saludos!! :D

Jorge Ampuero dijo...

Mmmm....

:)

La piedra imán dijo...

Qué sentido tiene ponerle una etiqueta a las emociones?...las palabras son inteligencia y la inteligencia son palabras. Las emociones son calor, lágrimas, pulso acelerado: son materia, no tienen palabras, están fuera del lenguaje.
La poesía lo intenta. Es básicamente un intento de llegar a las emociones con ese instrumento limitado que es el lenguaje. Pasarlo bien.

mipiedraiman.blogspot.com dijo...

Oh...vaya! No he pasado la aduana del control de comentarios. Entre mis canosas y encorvadas y trémulas pestañas asoma el amargo brillante de una lágrima, qué digo lágrima...menudo lagrimón! Era un comentario tan juicioso!...bueno, un poco hipócrita también, para qué lo vamos a negar. Yo lo que quería era acecarme a la salita de los comentarios. Por qué?...bueno, ¿cómo no lo va usted a saber, señorita?.
Veamos: ¿Qué se asoma a la ventanita que da al exterior?...un resplandeciente...mmm... ¿si digo culito Hello Kitty quedará muy baboso?...joder, me parece que sí. Vale, me rindo. No hay manera. Visite usted mi blog. Es mas sensato que el suyo y nadie enseña esas cosas.( siceramente:¡lástima!)
Es decir: que lo sigo intentando. Qué terco!

Anónimo dijo...

Lesbiana y negada, jaja.
Te falto amor de mami.

Kim Basinguer dijo...

Creo que cuanto antes se entere la gente, mas libre te sentirás tú.Y que cada cual piense lo que quiera, lo importante es ser consecuente con uno mismo y de paso ser feliz.